Ruth lanza su nuevo videoclip del álbum «Inquebrantable»: La balada «Nadie», habla de la permanencia del amor de Dios y la convicción de Su presencia en la vida de sus hijos.

«Nadie» es un tema que destella como expresión de seguridad y paz tanto en la vida cotidiana, como en los momentos de incertidumbre, es ese reconocimiento de ese Salvador, y la completa rendición por completo a él, es momento de abandonar egos, y soltar justificaciones propias, para alejarnos de Jesús.

El videoclip fue grabado en Monterey, México y fue estrenado mediante redes sociales.


«Santo» es el reciente sencillo de Ingrid Rosario, que con su peculiar estilo le da el toque perfecto de una alabanza que impacta y transforma corazones.

La nueva canción la compuso Perla Cantu-Arroyo, esposa del Productor de la canción y fusiona el género balada-pop con un mensaje inspirador que reta y motiva al oyente a declarar sobre su vida bendiciones del cielo.

Ingrid vivió una experiencia al escuchar la canción por primera vez, estaba en la casa del productor, tocaron la canción y ella inmediatamente, al escuchar el arreglo, tuvo una visión cantándola en eventos. Entonces fue como una confirmación de que Dios había apartado esa letra para que ella la grabara.

Como parte de la promoción de su nuevo Sencillo, Ingrid está realizando una gira por Nueva York, República Dominicana, Washington D.C, entre otros.


Los fracasos son parte del éxito. Suena a frase vacía, sobre todo si te acaban de cerrar el negocio o te ha dejado tu pareja, pero es cierto. Los psicólogos lo tienen muy claro, tanto que algunos incluso nos animan a presumir de ellos. Un profesor de Psicología de la Universidad de Princeton nos propone que incluyamos un currículum de fracasos junto al habitual que solemos presentar en las entrevistas.

Al director del Museo del Fracaso, Samuel West (42 años), le gusta esa idea: "Los fracasos son fundamentales para crecer", dice a Verne por teléfono. El museo que homenajeará a los intentos fallidos abrirá en junio en Helsingborg (Suecia). "Lo importante es aprender de cada uno de nuestros fracasos", añade este estadounidense, que ha vivido en Suecia desde que era niño. En esta foto aparece junto a uno de sus objetos favoritos: una bicicleta de plástico comercializada en Suecia en los años 80 y que apenas tenía estabilidad ("costaba el doble que una normal y se doblaba sin parar").

Esa bicicleta es uno de los 50 objetos que West lleva siete años coleccionando. Todos ellos son productos que, por una razón o por otra, no eran acertados. También hay una Coca Cola mezclada con café, una máscara para hacerte más guapo a través de impulsos eléctricos, una máquina que solo sirve tuitear y que muestra solo un tercio de cada tuit o el fracaso más sonado de Apple (puedes ver la descripción y la foto de cada objeto al final del artículo).

Según el director del museo, entre el 80 y el 90% de las ideas del mundo corporativo acaban en fracasos, "pero no nos enteramos". "Siempre estamos presumiendo de nuestros éxitos, pero se nos olvida que la mayor parte de nuestra vida personal y familiar son fracasos. Y no pasa nada. Es lo normal. Me parece importante que haya un museo que reivindique ese mensaje", comenta West.

El mejor ejemplo de lo que plantea son nuestras redes sociales. Estamos acostumbrados a proyectar una imagen de éxito constante en nuestro Facebook o nuestro Instagram. Si fuera por nuestras publicaciones en estas redes, parecería que no paramos de viajar, tomar cañas y triunfar en la vida. No solemos contar al mundo nuestros fracasos diarios, pero sí es más habitual que compartamos hasta el más pequeño de nuestros éxitos.

West es psicólogo y trabaja en una agencia creativa, donde está acostumbrado a que muchas de sus ideas ("la mayoría") acaben en nada. "Mi vida está llena de fracasos. Se podría escribir un libro sobre ellos. Y en las mismas está el resto de personas del mundo. El problema es cómo gestionamos el fracaso", dice.

"Tanto a las empresas como a las personas les pasa lo mismo. Fracasan, cómo no, pero no aprenden de sus errores. Cuando nos deja nuestra pareja, intentamos olvidarlo ocupando nuestra cabeza con pasatiempos de todo tipo. Al final se nos pasa y no hemos aprendido nada, de manera que luego volvemos a cometer los mismos errores. Hay que abrazar el fracaso, digerirlo y aprender de él para el futuro", añade.

A West no le consta la existencia de otro museo como el suyo: "Que yo sepa, no existe otro espacio parecido". Asegura que ha conseguido los objetos de su museo a través de eBay, Amazon y otros coleccionistas como él. "Me gustaría aprovechar este artículo para invitar a los españoles que conozcan grandes fracasos de su país a que me los cuenten para incluirlos en el museo". Esta es la página web del museo, donde se incluye la información de contacto.

De momento no tiene ningún fracaso cometido por una empresa o institución española, pero puede elegir en un catálogo amplio. "Quiero que la gente normal sepa que las mayores empresas del mundo se han equivocado sin parar, así que no tiene nada de malo que ellos lo hagan". Estos objetos son algunos ejemplos.

Cámara digital de Kodak

"La empresa estadounidense tenía preparado el prototipo de la primera cámara digital antes que nadie. A finales de la década de los 70 ya había desarrollado un producto que después cambiaría el mercado. En vez de comercializarlo, lo aparcó. Lo hizo porque gran parte de su beneficio procedía del revelado de fotografías. Intentaron parar el futuro y se quedaron atrás. Un fracaso también puede ser no dar el paso en el momento indicado".

Coca Cola con café

"Sabe fatal. Pero mal, mal, mal. Es una mezcla de Coca Cola con café que la compañía lanzó para competir con las bebidas energéticas. A nadie se le ocurrió que juntar café y refresco no iba a saber demasiado bien. Solo duró en el mercado del 2006 al 2008".

Una máscara que te hace guapo

"Este producto, desarrollado por una empresa pequeña, prometía hacerte más guapo. Era una máscara que al ponértela en la cara te daba pequeños impulsos eléctricos. Evidentemente, no servía para nada. La actriz estadounidense Linda Evans (Dinastía) participó en la promoción".

La tableta para escribir de Apple

"Newton fue uno de los mayores fracasos de Apple, la empresa que según muchos nunca mete la pata. Este dispositivo servía para tomar notas escribiendo con un lápiz electrónico sobre la pantalla. El problema es que, tras haber sido comercializada, no reconocía la escritura de nadie. Fue un fracaso que parodiaron hasta en Los Simpson. Después lanzaron un modelo mejor".

La peor máquina para Twitter

"Este dispositivo está diseñado solo para usar Twitter. De primeras, no parece una idea excelente, ya que entonces deberíamos llevar una máquina encima para cada red social. El mayor problema está en que ni siquiera muestra los tuits completos: solo un tercio de cada uno. Ni que fueran tan largos...".

Fuente:www.verne.elpais.com/


Después de cuatro años la banda estadounidense regresa con toda la energía y la buena vibra con su nuevo y esperado disco "After Laughter".

Paramore, con el regreso de Zac Farro - baterista original, deciden presentar su primer sencillo y video oficial "Hard Times", el cual llegó a número 1 de Billboard y +Twitter Trending 140.

Su disco "After Laughter" fue grabado en Nashville, en el RCA Studio y fue producido por el Justin Meldal y el guitarrista de la banda, Taylor York.

Sera estrenado en todas las plataformas digitales el 12 de mayo teniendo en cuenta que contara con 12 canciones.


Un equipo de investigadores estadounidense ha anunciado que ocho fetos de cordero han sobrevivido y se han desarrollado dentro de un útero artificial durante cuatro semanas, el periodo más largo que ha pasado un animal en dichas condiciones.

Concretamente han sido los pulmones de los corderos y otros órganos los que se habrían desarrollado del mismo modo que lo hubieran hecho en un útero materno, una importante mejora respecto a las incubadoras y los ventiladores que actualmente se utilizan para mantener con vida a los bebés prematuros extremos. Algunos de estos corderos ya han alcanzado la edad adulta, y uno de ellos tiene más de un año de edad.

«A priori parecen presentar un desarrollo normal en todos los aspectos», explicó el responsable del estudio Alan Flake en el Hospital Infantil de Filadelfia. «No contamos con una prueba de inteligencia para corderos», añadió, «pero creemos que son bastante listos».

Los investigadores esperan poder usar algún día la misma tecnología en humanos para ayudar a los diminutos bebés prematuros a crecer sanos.

El tiempo de gestación medio de un humano es de 40 semanas. Sin embargo, cerca de 30.000 bebés nacen antes de la semana 26 en Estados Unidos cada año (en España son más de 29.000). Aquellos que se encuentran en el límite de la viabilidad —entre 22 y 23 semanas— normalmente pesan menos de medio kilo y tienen menos de un 50 por ciento de probabilidades de sobrevivir. Entre aquellos que lo logran, muchos sufren discapacidades graves, incluyendo enfermedades pulmonares y parálisis cerebral.

Si el nuevo dispositivo tiene éxito, los padres de un bebé prematuro podrían algún día mirar dentro de una incubadora que se parece a una pecera. Dentro de la máquina, el bebé prematuro se encuentra en una gran bolsa de plástico transparente llena de fluido amniótico artificial.

El bebé respira dicho fluido como lo haría en el útero y su cordón umbilical se encuentra conectado a una máquina que añade oxígeno y retira dióxido de carbono de la sangre.

Los investigadores afirman que el útero artificial no se ha diseñado para remplazar al real, y no puede salvar a fetos antes de la semana 22 o 23, ya que son demasiado pequeños y se encuentran poco desarrollados.

«Por supuesto, no es nuestro objetivo extender los límites de la viabilidad», declaró Flake durante una conferencia de prensa el lunes, cuando anunciaron los resultados. «Nuestra meta es mejorar la supervivencia de los bebés extremadamente prematuros».

Un útero en una bolsa

El equipo de Filadelfia ha estado probando y corrigiendo su dispositivo durante tres años, según informaron en la revista Nature Communications.Con su versión más reciente, hicieron pruebas en cinco corderos que habían sido retirados mediante cirugía del vientre de sus madres tras 105 o 108 días de gestación, cuando se encontraban en una fase de desarrollo similar a la de un feto humano de 23 semanas. El equipo también realizó pruebas en tres corderos que tenían entre 115 y 120 días.

Incluso los corderos más jóvenes se desarrollaron de forma normal dentro de los úteros artificiales y fueron capaces de moverse, abrir sus ojos e incluso les creció lana mientras estaban en sus bolsas. Una vez sus pulmones y otros sistemas alcanzaron un nivel suficiente de madurez, las bolsas «dieron a luz» a los corderos, a los que colocaron en ventiladores, donde mostraron una función pulmonar normal.

El objetivo de cualquier sistema uterino artificial, según Mychaliska, no es criar a bebés fuera de sus madres completamente. «Eso es algo de 'Matrix'», dice refiriéndose a la película de 1999 en la que los humanos crecían en cápsulas.

«El propósito de una placenta artificial es recrear el entorno uterino durante un periodo de tiempo y permitir que los órganos se desarrollen hasta un punto en el que el bebé pueda tolerar la vida posparto», afirma.

Fuente:www.nationalgeographic.es/