Una luz de esperanza por medio de la música

Una luz de esperanza por medio de la música

23.Maz.2022

Luego del inicio de los ataques con misiles sobre una de las ciudades más grandes de Ucrania a principios del mes de Marzo, las explosiones comenzaron a sacudir varios cimientos.

La joven ucraniana, Nastya, se escondía debajo de una mesa, en su refugio improvisado, y allí Dios le dio una canción. Así se lo reveló a una organización misionera afiliada a la Iglesia Bautista del Sur en los Estados Unidos.

Además escribió una carta que detalla lo que experimentó con los miembros de su iglesia en Kharkiv.

Nastya contó que su barrio es seguro, pero que podía oír los bombardeos a su alrededor. “Vivo cerca del centro de Kharkiv, y justo en el centro hubo una serie de bombardeos en edificios gubernamentales e incluso bombardearon iglesias ortodoxas”, dijo.

“A veces mi casa temblaba y podía sentir los terremotos provocados por los bombardeos. Pero ella todavía está de pie, y estoy agradecida con Jesús por eso”, expresó.

“Oramos todos los días con los miembros de nuestra iglesia y eso es maravilloso. Ninguno de nosotros resultó herido. Escuchamos los bombardeos y se acercaban, pero estamos vivos y a salvo”, señaló.

La joven también escribió en su carta un importante testimonio sobre el renacimiento de la Iglesia en Ucrania. “Estamos en medio de este fuego, estamos con los que tienen miedo y no saben qué pasará después”.

“Pero creo que Jesús puede traer paz y alegría en medio de este momento difícil. Nadie se imagina en una situación como esta. Piensas que tu vida va a ser de cierta manera y que nada puede detener ese plan, pero luego llega algo parecido a la guerra», explicó.

Nastya dice que, en el fondo, no pensaron que realmente sucedería. “Nunca pensé que viviría en un tiempo como este, pero siento que somos como la primera iglesia en Hechos, porque oramos constantemente y Dios siempre nos muestra algo. Sentimos que estamos unidos en un solo espíritu», agregó. «Dios está trayendo milagros aquí. Lo sentimos en nuestras venas. La atmósfera aquí es la creencia de que Dios trae la victoria. Todos lo escuchamos y lo sentimos, incluso si no lo vemos con nuestros ojos físicos. La gracia de Dios está aquí», concluyó.

Fuente: noticiascristianas.com