Los esfuerzos de diversas compañías por crear coches voladores se están empezando a popularizar y la última en apuntarse a dicho reto es Uber. Esta empresa ha contratado al experto de la NASA Mark Moore, que lleva años investigando la idea de vehículos VTOL (vertical take-off and landing) capaces de ofrecer las ventajas que buscan estos proyectos.

La empresa ya publicó un informe hace pocos meses en los que se exploraban los planes para Uber Elevate, la división de la empresa dedicada al desarrollo de coches voladores. Los proyectos que pretenden convertir a estos coches voladores en una realidad son mucho más serios de lo que imagináis, y empresas como Google o Airbus están invirtiendo mucho tiempo y dinero en lograr que este tipo de vehículos lleguen al mercado lo antes posible.

Los coches voladores podrían llegar más pronto que tarde

Moore parece confiar en que Uber será no obstante la primera en lograr no ya un prototipo, sino un producto comercial con toda la tecnología que será necesaria para que estos vehículos sean eficientes y, claro está, seguros. Entre los apartados clave están la autonomía de las baterías de estos vehículos o la contaminación acústica que pueden provocar los motores de estos vehículos.

Uber no será la única en enfrentarse a este problema, claro. Larry Page ha invertido 100 millones de dólares en dos empresas (Zee.Aero y Kitty Hawk) que están desarrollando este tipo de vehículos, pero además tenemos a Airbus y a otras startups como Joby Aviation, Terrafugia o AeroMobil, una empresa eslovaca que lleva probando sus prototipos en este ámbito desde 2014.

Muchos son los esfuerzos por hacer realidad este tipo de vehículos que parecen más propios de películas de ciencia ficción. Puede que como en otros muchos casos esas ficciones dejen de serlo y que dentro de no mucho podamos decir aquella frase ya casi inmortal de Doc Brown: "¿Carreteras? Donde vamos no necesitamos carreteras".

Fuente: http://www.noticias.com.ve/